Grundel conoce el dolor humano y nunca le corrió a la dificultad

Integrantes de un movimiento alzado en armas mató a su único hijo, en la década del 90, en el periodo de convulsión social que asoló San Martin. Pero, firme, decidido, y enfrentando su dolor, Grundel se quedó en la región para seguir generando desarrollo desde la agricultura y la producción de gallinas y huevos.

Supo alternar la actividad empresarial con la vida pública y de gestión. Fue regidor de la Municipalidad Provincial de San Martin en varios periodos, demostrando vocación por los problemas de la gente.

Cuando Tarapoto le dio la oportunidad de ponerse la banda de alcalde, trabajó incansablemente y transformó la ciudad en ocho años de gestión exitosa.

Grundel recorre la región con la convicción y la fe de un hombre que ha hecho del trabajo su mejor discurso, de la eficiencia su carta de presentación, de su afecto por la gente su razón de vivir.

Por estas y otras consideraciones políticas, sociales y humanas, Walter Grundel se perfila como el próximo gobernador regional de San Martin.

Déjanos un comentario