A la economía de las regiones le espera “un año complicado” ante el reinicio de las protestas, según especialista

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on print

En La Rotativa del Aire, el economista Pedro Grados Smith dijo que la “disminución del ritmo de la economía mundial” es otro de los factores que repercutiría negativamente en la economía nacional.

Un año complicado para la economía regional. Esa es la estimación del director de la carrera de Economía de la Universidad de Lima, Pedro Grados Smith, ante los bloqueos viales y protestas que se registran en las regiones del sur, como Arequipa, Puno y Cusco, en contra del Gobierno de Dina Boluarte.

En La Rotativa del AireGrados Smith reforzó sus previsiones económicas al poner como ejemplo la situación que atraviesa Cusco en el marco de la crisis social y política, pues, según datos de la Cámara de Comercio de Cusco, la región pierde cerca de S/ 7 millones diarios a raíz de las manifestaciones, debido a que los turistas están optando por cancelar sus reservaciones.

El economista también mencionó que un panorama similar afronta Puno, puesto que las actividades por la Virgen de la Candelaria 2023 -que es considerada como la más importante y turística de la región- corren el riesgo de ser canceladas, luego de que se suspendiera la presentación oficial de la festividad por los 17 fallecidos que se registraron el lunes, 9 de enero, en Juliaca.

De acuerdo con la Asociación Peruana de Agencias de Viajes y Turismo (Apavit-Puno), un total de 11 millones de soles se dejaría de recaudar, si se cancelan todas las fechas de la festividad de la Virgen de la Candelaria.

El Banco Central de Reserva (BCR) calcula que las cancelaciones de reserva en el sector implican un impacto de alrededor de $ 100 millones al mes.

Además de las cancelaciones de viajes, Grados dijo que hay un “efecto” de las movilizaciones que no es muy mencionado: el factor confianza en el país, que podría repercutir seriamente en la economía nacional no solo por los ingresos que genera el turismo, sino en las eventuales disminuciones de las inversiones internacionales.

“Es un año complicado […]. Se han cancelado más del 90 % de las reservas para turismo en el sur del Perú. No hay turistas, cierran hoteles, pérdidas de empleo, etcétera, pero hay un efecto que no lo medimos: el tema confianza. Si alguien había planificado sus vacaciones y tiene que cambiarlas, no necesariamente va a recomendar al Perú”, precisó.

Factores externos que repercutirían en la economía peruana

A la problemática social que surgió en la segunda semana de diciembre de 2022 tras el intento de golpe de Estado por parte del expresidente Pedro Castillo, se suma la disminución del ritmo de la economía mundial, la recesión en Europa y el estancamiento en Estados Unidos, factores externos que podrían afectar a las exportaciones nacionales.

Grados Smith dijo que estos factores internacionales repercutirían en la economía nacional y también producirían que, lastimosamente, no se puedan resolver las problemáticas de empleo y pobreza “al ritmo que nos gustaría”.

“El problema podría profundizarse en los sectores más vulnerables debido a una disminución del ritmo de la economía mundial y a que internamente el tema político y social va a afectar la economía; por lo tanto, esto implica también no resolver, al ritmo que nos gustaría, el tema de la pobreza y el empleo”, finiquitó.

El BCR y sus previsiones

Adrián Armas, gerente central de estudios económicos del BCR, sostiene que aún no se puede dar una cifra exacta sobre el impacto que sufriría el PBI debido a las manifestaciones y bloqueos de vías en el país, pero sí se evidencia un impacto en varias actividades económicas en las regiones del sur.

“Es prematuro dar una cifra del posible impacto. Hay problemas de transportes, importación vía terrestre, también hay interrupción en el comercio, hay una interrupción, en lo que es cancelaciones, de turismo receptivo internacional de unos 100 millones de dólares mensuales”, explicó.

El representante del BCR señaló que estas paralizaciones sí tendrán un impacto en la inflación de las regiones afectadas, especialmente en los alimentos perecibles.

“En enero lo que vemos es que continúan las presiones en los alimentos perecibles. Se observa que se han cerrado los comercios, inclusive para identificar precios no hay porque muchos comercios están cerrados, los problemas que tenemos en el sur están generando alzas importantes”, comentó.

Armas, incluso, indicó que en Cusco, por ejemplo, ha subido de 12 a 16 soles el kilo de pollo debido a que hay una situación de menor abastecimiento en los mercados.

Cabe mencionar que la inflación reportada al cierre de diciembre 2022, de 8.46 %, estuvo por encima de las proyecciones del BCR.

Por ahora el banco central reitera que la inflación en el país comenzaría a reducirse desde marzo, especialmente por la caída en los precios internacional y el menor flete de importación.

“Efectivamente las expectativas de inflación están en 4.1% y 4.5 %. Las proyecciones del banco suponen que esas expectativas de inflación deberían reducirse sobre todo a partir de marzo”, agregó.

Déjanos un comentario